lunes, 31 de diciembre de 2012

Las Semanas Santas de Motril eran maravillosas


          Las Semanas Santas de Motril eran maravillosas, ver la Judea con aquellas lanzas y picas, aquella seriedad, con su capitán al frente de los judíos; como marchaban y cuando Simón se lanzaba desde el balcón. San Juanico se perdía de la procesión y los niños le decíamos: San Juanico está en la taberna bebiéndose un pesetero, allá corrían en su búsqueda, era maravilloso. Una vez que la Judea ensayaba en un local, una vecina denunció que había mucho jaleo y no podían dormir, vino la Guardia Civil y les dijo que pasaran, un judío le contestó que el capitán de la Guardia Civil no era quién,  que ellos también tenían un capitán que era el único que podía pararlos y los niños cantábamos: Pica “Pichabarro” que viene Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada