domingo, 30 de diciembre de 2012

Hacia ninguna parte



Nunca llegué a alguna parte

no porque no lo intenté

pero yo ya me conformo

con lo que logré.

 

Crié mis hijos que fue mi deber

ya me conformo

 con lo que llegué a hacer

quisiera hacer más cosas

pero nunca lo logré,

no estaba en mis manos

pero siempre lo pensé.

 

Que se acabaran las guerras

que azotan a la humanidad

que el mundo viviera contento

no le faltara de nada,

y hubiera paz en los hombres

y que reinara el amor

los hombres fuesen hermanos

como lo manda el Señor.

 

Pero son cosas imposibles

que nunca se lograrán

los hombres son muy egoístas

para que queremos hablar más.

 

Ver como mueren de hambre

tantos millones de niños

y que nadie se preocupe,

a todos le da lo mismo,

esto se podía arreglar

todos poniendo un poquito.

 

¿Quién puede arreglar el mundo?

Si la gente no lo siente

esto es un disparate.

Yo digo como aquel cura:

Es predicar en balde.

 

Dejemos las cosas en paz

no hay que obligar a la gente

a que puedan hacer

las cosas que no sienten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada