lunes, 31 de diciembre de 2012

Creía que mi vida podría mejorar



 

Si lo pasé mal hasta que tuve veintitrés años, a esa edad me casé y creía que mi vida podría mejorar, pues no fue así, entonces fue cuando vinieron mis problemas, mejor malos que buenos. Lo primero que vino fue un hijo, mi mujer enfermó y entonces empieza mi calvario, pues fue una enfermedad que no tenía cura, fue de los nervios. La tuve en casa un año cuidándola, el niño murió, a los tres meses de su nacimiento; pero quedó mi mujer al año de estar mal mejoró y parecía que mi vida hacía un cambio como así fue. Entonces nació una hija, para mi fue una alegría, la casa marchaba bien, a los cuatro años nace otra hija, aún más contento pues ya había superado todo el pasado y vivía contento que más se le puede pedir a la vida; pero quise mejorar mi vida y marché a Barcelona, trabajaba, me ganaba la vida, no podía pedir más. Cuando más contento estaba empezó de nuevo mi calvario: nace mi hijo y mi mujer se puso enferma, peor de lo que había estado toda su vida. De clínica en clínica y sin esperanzas de que se pusiera buena y así empecé otro calvario que duró veintiséis años, en esos años ocurrió de todo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada