viernes, 28 de diciembre de 2012

Pueblo que perdió la sonrisa después de haberla tenido

Siempre que voy a mi tierra sufro gran desilusión, pues nunca pienso encontrarme con lo que me encuentro; yo realcé mi tierra por su hospitalidad, cosa que hoy no existe y lo lamento. Es tan bonito ser amable y lo poco que cuesta, si tuviéramos al menos un 25% de vuestros antepasados seríais maravillosos. Que os cuesta da un poco de amor al que llega, pero vosotros pasáis de hacer felices a los que llegamos de otras tierras y que pensamos encontrar en vosotros cosas que no tenéis.
Es una pena, acaso ¿no os contaron vuestros padres lo divertido que era Motril? Porque yo si que me acuerdo de aquellos carnavales tan bonitos, murgas y comparsas donde se contaban canciones con pitos y cañaveras, la tambora era una tira de arenques vacía y a cantar. Os diré un par de cantares, por ejemplo decían:
-                    Retales, se está poniendo Motril por catorce reales, quién no se podrá vestir levita, Levita también pondrá vocines y escupideras y el Mirlón papas asas.
-                     Estos trajes que llevamos abrigan más que la lana, son del Coliseo Viñas cuando hizo la propaganda, el semanero que nos la dio de las muñecas nos lo sacó.
             Recuerdos maravillosos que ya pasaron, pero los motrileños que conocimos, aquellas costumbres y vemos lo que hoy se ve, nos ponemos las manos a la cabeza, y que mis paisanos hayan cambiado de esa forma me da pena; yo me doy más cuenta porque voy a menudo y lo veo, y no veo que no hay un motrileño que sea capaz de hacer feliz a los demás; eso es triste, ver un pueblo que perdió la sonrisa después de haberla tenido. Porque por eso es Andalucía la tierra de la alegría, pero la alegría la de sus gentes y cada uno va a lo suyo, cosa que a mi me da pena  porque soy un hombre mayor y recuerdo cono eran mis paisanos y ver como son ahora me da pena. Para mi han perdido las buenas costumbres de sus antepasados, llevo fuera de mi tierra cuarenta y dos años y jamás olvidaré mi pueblo, sus costumbres y sus cosa bonitas que allí hay y siempre seré motrileño por muy lejos que me encuentre, para mi es un orgullo serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada