jueves, 27 de diciembre de 2012

Las guitarras quedaron mudas

Las guitarras quedaron mudas
cuando su cuerpo cayó inerte
en aquel barranco de Víznar
donde le dieron la muerte,
el Sol se eclipso en el cielo
la Luna no brillaba
y toda la raza gitana de luto
vistió la sombra.

Gitanillos casi encueros
con flores caminaban
hasta la Torre de la Vela
se negaron las campanas
porque Federico murió
empezando a vivir.

Los gitanos y gitanas
del Sacromonte llegaron,
la muerte de aquel hombre
tan gitano y cabal
que todo el que lo conoció
no paraba de llorar.

El agua del río
ya no era cristalina
la sangre de Federico
de rojo la teñía
fue un hombre juncal
con su alma entre sus manos
escribió muchos poemas 
a sus hermanos gitanos.

Con las lágrimas derramadas
los se desbordaron
pues lloraron por su muerte
los payos y los gitanos granadinos,
no lloréis por su muerte,
mataron a Federico,
pero su voz quedó entre sus gentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada