lunes, 31 de diciembre de 2012

Primera parte de mis memorias




Esto que explico en estas cuatro letras es la vida de un hombre que empezó su vida con muy poco porvenir, cuando era un niño y empezaba a tener conocimiento fui dándome cuenta de lo que era el mundo; los hombres ya se disputaban el mando y para eso abusaban de los débiles, y eso éramos nosotros los desheredados de la fortuna. Bueno así fui creciendo en aquel ambiente que no era muy halagüeño, pero en fin había que aceptarlo como todos los demás.

            A los once años me quedé sin padres, fue un calvario, éramos cuatro hermanos sin nada que echarnos a la boca, trabajé en  todo lo que podía hacer para poder llevar algo a casa. Cuando cumplí quince años empezó una de lo peor que puede pasar “La Guerra Civil” española, fue horrorosa, se mataban padres e hijos, hermanos contra hermanos y duro tres años.

A mi me cogió en la zona de los que decían llamarse “cristianos”, y no se acostaban tranquilos sino habían matado a alguien; pues los desheredados de la fortuna pasamos tres años que causa horror pensarlo: fusilamientos, cárceles…pero en fin, lo fuimos pasando como Dios nos dio a entender. No nos mataron a todos porque alguien tenía que trabajar y defender a ellos. Al fin acabó la guerra dichosa.

Empezó otra etapa, la guerra duró tres años pero se acabó, pero lo que empezó fue peor que la guerra, ellos ganaron nosotros perdimos; así que por mucho que se cuente de los cuarenta años de franquismo, no teníamos derecho a abrir la boca, solo trabajar y no comer ye salías del carril ya sabes que te pasaba. Fue tanto lo que pasé que no puedo desearle a nadie que lo pase lo que a mi me pasó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario