domingo, 30 de diciembre de 2012

No sé que me has dado




Cabalgué por la vida

sin rumbo fijo

y no te puede encontrar

dime dónde te has metido.

 

Pero tu imagen la tengo

en mi mente bien metida

que no te puedo olvidar

ni de noche, ni de día

eres para mi un sedante

que mucho me alienta a vivir

no sé que me has dado

que no puedo vivir sin ti.

 

Desde que tu me dejaste

no he vuelto a ser feliz

pero Dios lo sabe

lo que tu fuiste para mi,

como agua para el sediento,

como la libertad para el preso,

o la vista para ciego;

pero que injusta es la vida

porque llega el momento

que todo termina.

 

La poesía que escribo

no tiene mayor importancia

son cosas muy sencillas

que por mi cabeza pasan

siempre que algo escribo

mi pensamiento está en ti

porque tuve la desgracia

de verte morir.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada