martes, 1 de enero de 2013

Mi padre era un hombre que no sabía leer, ni escribir



Tenía nueve años, mi padre era un hombre que no sabía leer, ni escribir; tenía mucho interés que yo supiera para poder estar orgulloso. Cuando empecé a saber leer, mi padre le contó a su dueño que su hijo ya sabe leer; entonces el dueño le dijo: Tráeme al niño que lo vea.  Mi padre me cogió de la mano y orgulloso de sí mismo, me llevó al examen. Tal fue mi asombro cuando el dueño me preguntó: Vamos a ver ¿qué dice la p con la m? Yo me quedé parado y no pude contestar y le dijo: Tu hijo no sabe nada. Mi padre me pegó.

Al día siguiente indagué el caso y pregunté, me dijeron que las consonantes juntas no decía nada y le dije a mi padre que me llevara otra vez al dueño, me llevó y le dije que no decía nada, entonces le dijo a mi padre: Es verdad que sabe leer, este señor era Don Federico Montero, cosas de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada