miércoles, 2 de enero de 2013



Había un mudo en Motril que era carretero y se dedicaba a construir carros, además era un buen ciclista, con la bicicleta hacía lo que quería; pero era presumido. Un domingo por la tarde con su traje blanco y su bicicleta, cuando más gente había, en el Puerto existían unos trampalanes  que hoy no están; cogía la bicicleta y motaba a mucha velocidad, al llegar a diez centímetros del final frenaba y quedaba parada la gente, aplaudiendo. El se ponía orgulloso, cuando se cansó puso la bicicleta a un lado y tres o cuatro amigos le quitaron los tacos de los frenos y le dicen que ellos no lo han visto hacerlo; el mudo, muy animado cogió la bicicleta montó y hecho a correr, al frenar no pudo y  catapún, de cabeza al agua con su traje blanco. Si el muro se entera quién fue, lo mata, cosas de motrileños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada