miércoles, 2 de enero de 2013

Curtidos por el Sol y las brisas marineras


          Tampoco se puede olvidar ir a la playa por las mañanas y poder ver aquellos pescadores curtidos por el Sol y las brisas marineras; en sus rostros reflejaban el cansancio y la mala vida que tenía siempre lo mismo. Preparaban sus redes y al agua, con la esperanza de Dios, unas veces tenían suerte y otras no; pero ellos volvían día tras día con más o menos suerte, siempre con lo suyo que era pescar.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada